blog dental

Blog

La sonrisa, antes y ahora

seriedadHoy en día, la sonrisa es un signo externo de alegría y felicidad, pero no siempre ha sido así. Antes, hace varios siglos, sonreír estaba mal visto. La nobleza tenía a bien no sonreír porque les parecía de mal gusto, inmoral e incluso obsceno. De ahí que en sus retratos los nobles y en general la gente de bien siempre se mostrara seria y solemne.

 

Por otro lado, una de las principales formas utilizadas tradicionalmente para ostentar el poder ha sido el miedo y ya sabemos que una sonrisa dulcifica y presenta una visión más amigable de las personas. Podemos concluir, pues, que sonreír “no interesaba”.

 

Lo cierto es que desde la Edad Media hasta bien entrado el siglo XIX sólo se veía sonreír públicamente a los pobres, los borrachos, los trotamundos, los bohemios, la gente relacionada con el mundo del espectáculo… curiosamente aquellos que presentaban un peor estado de sus dentaduras, por lo que aquella visión grotesca hacía crecer la idea de que sonreír era un acto indecente.

 

Sin embargo a principios del siglo XX la sonrisa pasó a convertirse en un acto social que no entendía de clases o jerarquías. Eso sí, en esta era moderna importaba un poco más el estado de la dentadura que acompaña a la sonrisa: la fotografía estaba allí para inmortalizar nuestras sonrisas y debíamos estar impecables, así que las prótesis adquirieron un papel fundamental en la “reparación” de muchas sonrisas.

 

laboratorios de prótesis dentales en Santa Cruz de Tenerife